2015/05/23

EL SUPREMO ARTE DE LA GUERRA


ª        Existen 14 bancos españoles (incluidos por supuesto los 8 que pertenecen al IBEX-35 y que cotizan en bolsa, que están implicados financiera y económicamente en 19 de las principales empresas fabricantes de armas “controvertidas y prohibidas”.

ª         En el año 2013 España duplicó el volumen de sus exportaciones de materiales militares, pasando de los 1.953 millones el año anterior a los 3.907 millones de euros”.

ª         “Hora de cambiar el “chip” y dejar de decir que no podemos hacer nada”.



¿Has preguntado a tu entidad bancaria en que invierte tus ahorros?, ¿Es cierto que con nuestros ahorros se financian guerras?, ¿Qué se especula con el hambre y la vida de personas?, ¿Existen alternativas?

La “crisis” económica, política y social de nuestro país ha desenmascarado la actividad especulativa de la banca convencional, la cual otorga préstamos o forman parte de empresas para conseguir la máxima rentabilidad con nuestro dinero y ahorros, lo que hace que, finalmente seamos responsables últimos y máximos de lo que hacen.

Existen 14 bancos españoles (incluidos por supuesto los 8 que pertenecen al IBEX-35 y que cotizan en bolsa: BBVA, Santander, Bankia, Banco Popular, Banco Sabadell, Bankinter y CaixaBank y la aseguradora Mapfre) que están implicados financiera y económicamente en 19 de las principales empresas fabricantes de armas “controvertidas y prohibidas” (minas antipersona, bombas racimo, armas nucleares, biológicas y químicas además de trabajar con uranio empobrecido).

En economía, la especulación son las operaciones comerciales y financieras que se benefician de las fluctuaciones de los precios para obtener lucro. Para especular, por lo tanto, se necesita un fondo de dinero estable, este se consigue con el dinero que millones de personas abonan mensualmente como hipotecas, créditos y pensiones, las cuales, por ejemplo no podrán tocar hasta que se jubilen. De este modo los bancos son conscientes de que podrán jugar a la compra venta especulativa durante años.

He aquí el listado de algunos de los bancos que operan en España y de su participación en empresas que fabrican productos militares que ofrecen servicios a este sector e incrementan sus beneficios invirtiendo en la fabricación de “muerte”.
Por citar algunos de los productos que estas entidades “subvencionan” a las empresas que se dedican a sembrar caos y destrucción en nuestro mundo: bombas de racimo, espoletas, explosivos, sistemas de tiro, fragatas, aviones submarinos, adiestramiento militar, fuselajes, helicópteros de combate, carros de combate, blindados, armas biológicas, químicas y nucleares, cañones, armas ligeras y pesadas, bombas lapa, minas anti-persona, misiles, armas guiadas, sistemas navales, radares, misiles submarinos Trident II, misiles nucleares M51, aviones Eurofighter, buques de guerra, equipos personales y municiones… además de facilitar créditos para la producción, investigación y exportación de las mismas.
La participación de los bancos no solo se mide por la inversión directa. Hay que sumarle la financiación que ofrecen a las principales empresas de la industria, que ya en 2012 se situaba en 1.875 millones de euros y en 2013 en la cifra se duplicó (no olvidemos que estos fueron los peores años de la crisis en España), con un total de 4.326 millones de euros en créditos, acumulados desde el año 2005.
En el año 2013 España duplicó el volumen de sus exportaciones de materiales militares, pasando de los 1.953 millones el año anterior a los 3.907 millones de euros, según la Secretaría de Estado de Comercio presentado en el congreso. Cabe destacar que las exportaciones de este material han ido dirigidas principalmente a los países del Golfo Pérsico, actualmente en estado de crisis y guerra (desestabilización política y social como dirían nuestros políticos para justificarse).
La participación en empresas productoras de armas por parte de las entidades del IBEX-35 es casi exclusiva de nuestros bancos.
 
 
Pero hay más datos que tener en cuenta. De las 35 empresas que conforman este conglomerado bursátil, 33 de ellas poseen empresas en paraísos fiscales, incluidos por supuesto, nuestros bancos. 810 sociedades de este tipo pertenecen a las empresas del IBEX, que han ido creciendo en número con el paso de los años (561 en 2012, 810 actualmente según informe de Intermón Oxfam). De todas ellas 256 pertenecen a bancos y concretamente al Grupo Santander, que acumula 182 filiales situadas en territorios propicios para la evasión fiscal.
Empiezan a bailarme la cantidad de datos que se barajan. Miles de millones que invertimos, por qué no olvidemos que es dinero de nuestros ahorros y bolsillos que damos permiso a estas entidades mediante nuestra confianza y firma, para que los utilicen en la investigación, fabricación y exportación de armas allá donde exista un conflicto.
Todo esto hace que me pregunte si realmente el gran número de conflictos armados existentes en todos nuestros continentes serán provocados por este “poder” económico, bancario y financiero existente (aunque no lo veamos). Siempre he reflexionado sobre algo: si en multitud de países no tienen medios ni para producir suficientes alimentos para la población… ¿cómo es posible que sean capaces de producir y hacerse con armas para destruirse unos a otros? Claro que sí, siempre hemos sido nosotros quienes se las hemos vendido a cambio de sus riquezas más preciadas. No hemos hecho más que sembrar guerra, odio, muerte y pobreza. Jamás hemos buscado su desarrollo como Estados independientes y con futuro, el colonialismo occidental sigue vigente.  
Esta es tan solo una porción del pastel que se cuece en el sistema que nos gobierna a nivel mundial. Un régimen plutocrático en el que los más ricos (tan solo el 1% de la población mundial) mueven los hilos mientras el resto obedecemos como marionetas de función.
 
 
¿Realmente deseamos participar en cada una de las muertes que se arranca injustamente debido a conflictos que nadie entiende?, ¿Dónde colocar el límite de nuestra culpabilidad como participantes directos?, ¿Has sentido alguna vez el inmenso poder de poseer un arma en tu mano, apuntar y disparar a lo invisible?
¿Qué podemos hacer como ciudadanos?, cambia tu pensamiento, empieza a mirar las cosas tal y como son, deja de ver a través de ese cristal opaco que todo lo oculta. ACTÚA, revélate contra este sistema que pende de un hilo. No participes de sus actividades, busca las alternativas.
Asegúrate de dejar tu dinero en entidades que invierten tus ahorros en proyectos sostenibles para el medio ambiente, que luchan por acabar con las injusticias que acucian nuestro planeta a través de ideas e iniciativas participativas y sociales. Entidades que se ponen del lado de los más desfavorecidos, de aquellos que como refugiados luchan por sobrevivir a una guerra que hemos provocado por nuestros intereses propios y personales, para que podamos vivir mejor y más cómodos cada día.
Si necesitas abrir una cuenta o deseas cambiar de entidad bancaria busca alguna que se esté denominada como “Banca Ética”, existen varias sociedades de este tipo (no nombraré ninguna aquí para no hacer publicidad) que invertirá tu dinero en proyectos sociales, o que al menos, no lo hará en armas, destrucción y muerte.
Es hora de cambiar el “chip” y dejar de decir que no podemos hacer nada. Juntos se pueden cambiar muchas de las injusticias que afloran en nuestra vida. Dejemos ya de mirar hacia otro lado cuando vemos imágenes desagradables en los medios de comunicación, no olvidemos que muchas de ellas son por nuestra causa y desidia.
 
 

2015/05/17

CARTA A NUESTRO ALCALDE EN VALLADOLID


ª           Año tras año el número de Asociaciones inscritas en nuestra Ciudad mengua de forma significativa, 705 a primeros de este año, lejos de las 862 de 2013 y de las 1170 de 2011”.

ª           Algo les ha fallado, quizás será que no contaban con que la ciudadanía, y concretamente algunas personas, no leeríamos su programa electoral”.

 
Ayer noche cual fue mi sorpresa al abrir el correo electrónico y ver ante la pantalla de mi ordenador el remitente del mismo: Don Javier León de a Riva, Alcalde de Valladolid. La ilusión me duró un pestañeo de ojos, comprendí rápidamente que se trataba de uno de esos email que se manda en cadena, y yo que pensé... esta vez sí, se han acordado de nosotros. ¿Ustedes que creen?, acertaron. Se trataba tan solo del envío de su programa electoral para las elecciones del día 24 de Mayo. Y... claro... hice clic con mi ratón en "Responder" y... ¡cha-chán!, no pude resistir la tentación tuve que contestar. Esta ha sido mi respuesta:
 
¡Buenos días y gracias por el envío de su programa electoral!
 
No quería perder la oportunidad, ya que se puede, de enviarle a título personal y como participante en varias Asociaciones, la impresión que causan en mi sus palabras (si verdaderamente son suyas, pero creo que no).

En primer lugar “Valladolid goza de una buena salud colaborativa […]”, sin embargo si nos vamos a los datos reales, vemos que año tras año el número de Asociaciones inscritas en nuestra Ciudad mengua de forma significativa, 705 a primeros de este año, lejos de las 862 de 2013 y de las 1170 de 2011. Este dato puede sugerir al menos dos cosas: que la ciudadanía cada vez le importa menos el tejido asociativo y el trabajo hacia los demás, fruto de una educación muy escasa en valores humanos. Y el factor económico de nuestra sociedad, que, llegados los años de crisis, sin ningún tipo de ayuda (o muy poca) por parte de la Administración, han terminado por echar el cierre por falta de recursos, que no de ideas.

El segundo párrafo del texto que me han enviado, no tiene desperdicio alguno: “Nuestro grupo cree y apoya firmemente el trabajo y el esfuerzo que las asociaciones de Valladolid realizáis en beneficio de la comunidad. Por eso, queremos intensificar la interlocución y dar una mayor fluidez a la colaboración mutua entre el Ayuntamiento y el tejido asociativo urbano”.

Bueno… en cuanto a esto le diré que como muestra, un botón. Hace algo más de dos años, la Asociación en la que más participo desarrolló un proyecto el cual puede ser más o menos atractivo (no es lo importante). El problema como siempre (aunque no debería ser así “si se intensificara la interlocución” como bien dicen ustedes) viene cuando, para realizar el proyecto necesitamos la participación y permiso (que no apoyo económico) del Ayuntamiento.  No entraré en los detalles del mismo, ahora no viene al caso, pero si les diré que tras haberlo registrado hasta tres veces en la oficina de registro del Ayuntamiento de esta nuestra ciudad, la respuesta por parte del mismo ha sido… ninguna, nula, cero.

Imagino que el nivel de trabajo que tendrán en el ayuntamiento será muy grande y que no podré ni imaginarlo. Nosotros tan solo somos una Asociación pequeña, con pocas personas pero muy trabajadoras que hacen su trabajo sin ganar un solo euro al mes, y eso también debería ser tenido en cuenta. Cuesta llegar a todos y todas, pero inténtenlo.

En cuanto al tercer y último párrafo: “Tenemos grandes planes para desarrollar en Valladolid en esta próxima legislatura […] como siempre, abiertas a vuestras propuestas y aportaciones. Juntos, sumamos”.

He leído su programa electoral, al igual que el de otras Entidades Partido que, como ustedes se presentan a las próximas elecciones de este año 2015. Varias son las conclusiones que como ciudadano les deseo transmitir como “Propuestas y aportaciones, Juntos sumamos” les recuerdo sus palabras.
         La palabra “Asociación” o derivados de esta palabra aparecen nueve veces en las 67 páginas de su programa electoral. Tan solo en dos de sus artículos hacen referencia al tejido Asociativo de la ciudad: el número “9” donde habla de la intensificación del diálogo entre Ayuntamiento y Asociaciones, y el número “263” donde dicen de establecer un programa de acogida a nuevas Asociaciones (estaría muy bien saber de qué va a tratar). Las otras siete veces hablan de asociaciones de empresarios, PYMES y Wiki Medias que sinceramente, poco tiene que ver con el trabajo Asociativo, si hablamos en cuanto al no lucro y trabajo por la ciudadanía y bienestar.
 
Por lo tanto si tan solo contamos con dos artículos como las medidas de su partido para trabajar con las Asociaciones y se les llena la panza asegurando que: “La fortaleza y diversidad del tejido asociativo urbano es uno de los factores que mejor retratan la realidad de una ciudad, Nuestro grupo cree y apoya firmemente el trabajo y el esfuerzo que las asociaciones de Valladolid realiza…”. Algo les ha fallado, quizás será que no contaban con que la ciudadanía, y concretamente algunas personas, no leeríamos su programa electoral. Pero lo hemos hecho y les diré algo que puede sonar como consejo (tómenlo como quieran), lean por favor el programa de otros Partidos como el suyo que se presentan en su ciudad, Valladolid, podrían copiarles buenas y geniales ideas ya que gran parte de sus propuestas parten de un número muy amplio de ciudadanos y ciudadanas a los que se les ha dado voz y pedido opinión para aportar realmente propuestas dignas de una sociedad democrática, social y actual.

Esa es la base del Asociacionismo, la unión de diferentes personas con divergentes ideas e ideales que trabajan por un bien común, el de la sociedad con la que trabajan todos los días. Den ejemplo a su pueblo, “Tomen lo mejor del Norte y del Sur”, negocien, pacten y realicen una labor política de calidad para todos. Ese es su trabajo, y lo conocen.

Por supuesto no les diré aquí a quién irá dirigido mi voto este año, pero sí puedo decirles lo que no votaré. Y serán programas, proyectos y medidas en los que no creo para nada. Que realmente no aportan nada nuevo a lo que hay ya. Quiero una ciudad modelo, que llegue a todo el mundo, a veces lo hará tarde pero que llegue. Que piense en lo que necesitan sus ciudadanos y no los intereses empresariales y personales de unos pocos. Que deje y ayude a trabajar a aquellos que dedican su vida y su tiempo a este fin, que no cierre puertas a las nuevas o diferentes ideas. Que sean críticos consigo mismos y muestren un ápice de humildad.

¿Cumplen con alguna de estas premisas y condiciones?, pues entonces pueden estar tranquilos el día 24 de Mayo.

¡Un fuerte abrazo!