2016/04/13

LA TIERRA NO ES NUESTRA

la tierra no es herencia de nuestros padres, sino préstamo de nuestros hijos”
Pensamiento Indoamericano 
 
 
Con certeza se afirma que “el ambiente no solo es el lugar donde se realiza el drama de la historia humana, sino en cierto sentido es un participante activo en dicha historia”. Así mismo se reconoce como el desarrollo del hombre tanto a nivel individual como social, no puede considerarse aislado de su entorno natural.
El ser humano está llamado en el momento actual a establecer una nueva relación de atención y de respeto hacia el ambiente, cuyo equilibrio debe proteger, teniendo en cuenta sus extraordinarias posibilidades, pero también todo aquello que lo amenaza y atenta contra él. Lo ambiental y ecológico expresa, no únicamente una relación del hombre, sino ante todo una dimensión digna de ser tenida en cuenta en el gran propósito de relación humana.
Por lo tanto, es responsabilidad de todas las personas que el cambio de actitudes sea posible. En las últimas décadas, sobre todo a partir de las décadas de los 70 y 80, hemos aumentado el consumo incontrolado de todo tipo de objetos, artículos y energías.
Hemos pasado de que los electrodomésticos con una duración casi indefinida, se hayan desarrollado para tener un uso “programado” mucho inferior, lo que se denomina “obsolescencia programada”. Acabando de este modo con gran número de talleres y lugares de reparación de los mismos. De esta manera, la comercialización global consigue que tengamos que consumir ingentes números de artículos electrónicos cada día (solo hace falta pasear por un punto limpio para darse cuenta de este hecho). Primero nos crean la necesidad (demanda), para posteriormente vendernos todo tipo de productos (oferta). Pero casi nadie se para a pensar de donde provienen los materiales con los que se fabrican muchos de estos utilitarios, como es el caso del coltán (telefonía móvil y ordenadores). Un mineral muy preciado que lleva años financiando guerras civiles en países como Ruanda, Uganda, Congo y la República Centro Africana (entre otras).
Es de conocimiento general, que la industria textil ha creado grandes imperios que en el día de hoy generan grandes fortunas a los dueños de las mismas. Este negocio sería legítimo si se cumplieran todas las condiciones laborales y medio ambientales (entre otras). Pero sabemos que la realidad no es esta.
Como viene siendo la norma, estas insanas montañas de dinero se deben a la esclavitud de las personas y al destrozo de nuestro medio y entorno. “Existen ríos en países como Camboya y Bangladesh donde el agua corre del color que está de moda en occidente”. Con el fin de abaratar los costes y ser más competitivos en los mercados, se llevan las fábricas allí donde el coste laboral y fiscal es menor. Este mundo globalizado es “legal” pero no es para nada ético. Generan ropas y modas que nos obligan a comprar sin medida ni control.
En nuestras casas hacemos un uso y gasto inapropiado y a veces desmedido de los consumos energéticos y del agua. Dependiendo de la capacidad económica de cada cual, miramos más o menos el consumo que originamos. Es cuando las distintas facturas de luz, gas y agua sobrepasan nuestro presupuesto mensual, cuando empezamos a tomar medidas. Pero lo hacemos tan solo por la variable económica, poco nos suele importar el hecho de que reducir nuestro consumo, aporta su granito de arena a construir un mundo más sostenible y limpio, restringiendo en alguna medida las emisiones de CO2.
Que decir cuando el consumo lo realizamos en nuestro lugar de trabajo, emplazamiento donde muy pocas personas controlan lo que se gasta, puesto que, no son ellas las personas que pagarán las futuras facturas (o eso creen). Es aquí donde hay que hacer más hincapié en las políticas de sensibilización, apenas somos conscientes de la cantidad de medidas y pequeños gastos que podríamos tener en cuenta y que ayudarían a la reducción de los gastos, desviando incluso parte de ese ahorro a proyectos de sostenibilidad y medio ambiente. Aumentando de este modo la eficiencia de nuestra entidad laboral y por consiguiente, nuestra forma de colaborar mediante nuestras acciones con la mejora de nuestro mundo.
Pensemos, reflexionemos… ¿Cada cuánto tiempo cambiamos de teléfono móvil por el mero hecho de tener lo último en tecnología?, ¿Cuántas veces por semana/mes salimos de compras por las tiendas de ropa “Low Cost” y de grandes marcas con precios bajos?, ¿Tomamos las medidas suficientes en cuanto al consumo de energías en nuestros hogares y espacios de trabajo?, ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar en todo esto? Hagámoslo por una vez.
La protección y mejora de la salud de nuestro planeta, es una de esas asignaturas pendientes por parte del grueso de la sociedad. Todos somos conscientes de las diferentes conductas y actividades que desarrollamos en nuestro día a día y que lo perjudican.
Pocos son los que se paran a reflexionar a cada paso que dan, de qué forma podrían aportar su granito de arena. Muchas veces la solución no está en el “qué hacer” sino más bien en el “qué no hacer”.
Nuestro lugar de trabajo suele ser el emplazamiento donde tienden a olvidarse las medidas de reducción de consumo adoptadas en nuestros hogares. Es de vital importancia que continuemos todas las acciones emprendidas en casa, no es excusa encontrarse en un lugar compartido por más personas en el que nadie “hace nada por mejorar las cosas”.
Como no pagamos las facturas… pero eso es real, ya que indirectamente el pago de los consumos sale de nuestros bolsillos, bien por el pago de nuestros impuestos o directamente en el descuento de nuestros salarios. Por lo tanto, debemos de tener cuidado con esta afirmación.
Si leemos el Estatuto de los Trabajadores actual, (Artículo 64: Derechos de Información y consulta y competencias. Punto 7: Competencias del Comité de Empresa), encontraremos el siguiente texto:
“Colaborar con la dirección de la empresa para conseguir el establecimiento de cuantas medidas procuren el mantenimiento y el incremento de la productividad, así como la sostenibilidad ambiental de la empresa, si así está pactado en los convenios colectivos”.
Es por lo tanto parte de la tarea en nuestra entidad y/o empresa, que se desarrollen actuaciones de forma comunitaria. Una de ellas, ha de ser la de impulsar una auditoría energética a nuestras instalaciones con el fin de lograr que los gastos anuales en materia energética (muy elevados derivados de un alto consumo de electricidad) puedan reducirse notablemente. De este modo, podrían detectarse diferentes campos de mejora en el empleo de la energía en las áreas de iluminación, equipos y climatización del edificio con el fin de invertir el ahorro en nuevas iniciativas que mejoren la eficiencia y el entorno de los trabajadores/as. Algunos de los objetivos que podríamos conseguir:
·      Reducir los consumos energéticos, utilizando la energía de forma eficiente para evitar gastos innecesarios y reducir las emisiones de CO2.
·       Detectar los puntos críticos en cuanto a consumos y malas prácticas energéticas.
·       Establecer un plan de acción con las medidas correctoras oportunas: cambios en la iluminación de las oficinas, utilización de luminarias LED, programación correcta de los aparatos de acondicionamiento, etc.
·      Determinar el potencial de ahorro energético y facilitar la viabilidad económica de las inversiones en las mejoras a realizar.
Podemos también realizar acciones más concretas para ayudar a que este proceso de auditoría pueda producirse, estas son:
·        Adquisición de datos generales. Análisis inicial de la entidad teniendo en cuenta actividad, consumos y tipos de energías utilizadas.
·        Análisis de datos e instalaciones. Determinación costes energéticos producto/servicio y recopilación de datos de equipamientos y de las instalaciones.
·        Obtención de datos a evaluar. Instalación de los equipos de medida y método en que se registrarán los consumos, considerado medidas ambientales, iluminación, temperatura y humedad, entre otros.
·        Estudio energético. Definición de las opciones de mejora, rendimientos, consumos, tarifas, teniendo en cuenta su viabilidad técnica y económica.
·        Informe de conclusiones. Planteamiento de ahorro energético y económico, fijación de prioridades de las actuaciones y estudio de las inversiones necesarias.
·        También se realizarán conferencias, coloquios y debates de concienciación a los empleados/as y el voluntariado la entidad, con el objetivo de sensibilizar sobre la importancia del buen uso de la energía y sus repercusiones.
Los resultados y beneficios en porcentaje de ahorro de las medidas propuestas podrían alcanzar entre un 15% y un 20% del consumo energético de las instalaciones, lo que supondría un ahorro anual importante. La inversión requerida para poner en marcha las medidas correctoras necesarias se amortizaría en un plazo medio (dependiendo de los compromisos), ya que los ahorros producidos por adoptar medidas correctoras se invertirían en cambiar poco a poco lo que se estime necesario.
Quiero finalizar este texto con las siguientes líneas extraídas de “La Carta a la Tierra” traducida a más de 30 lenguas desde su lanzamiento en el año 2000.
“Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.”
La Tierra, nuestro hogar…
La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida. Las fuerzas de la naturaleza promueven a que la existencia sea una aventura exigente e incierta, pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolución de la vida. La capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado”.
La situación global…
“Los patrones dominantes de producción y consumo están causando devastación ambiental, agotamiento de recursos y una extinción masiva de especies. Las comunidades están siendo destruidas. Los beneficios del desarrollo no se comparten equitativamente y la brecha entre ricos y pobres se está ensanchando. La injusticia, la pobreza, la ignorancia y los conflictos violentos se manifiestan por doquier y son la causa de grandes sufrimientos. Un aumento sin precedentes de la población humana ha sobrecargado los sistemas ecológicos y sociales. Los fundamentos de la seguridad global están siendo amenazados. Estas tendencias son peligrosas, pero no inevitables”.
Los retos venideros…
“La elección es nuestra: formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidarnos unos a otros o arriesgarnos a la destrucción de nosotros mismos y de la diversidad de la vida. Se necesitan cambios fundamentales en nuestros valores, instituciones y formas de vida. Debemos darnos cuenta de que, una vez satisfechas las necesidades básicas, el desarrollo humano se refiere primordialmente a ser más, no a tener más. Poseemos el conocimiento y la tecnología necesarios para proveer a todos y para reducir nuestros impactos sobre el medio ambiente. El surgimiento de una sociedad civil global, está creando nuevas oportunidades para construir un mundo democrático y humanitario. Nuestros retos ambientales, económicos, políticos, sociales y espirituales, están interrelacionados y juntos podemos proponer soluciones comprensivas”.
Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamado a buscar un nuevo comienzo. Tal renovación es la promesa de estos principios de la “Carta de la Tierra”. Para cumplir esta promesa, debemos comprometernos a adoptar y promover los valores y objetivos expuestos en este texto, reflexionemos.

2016/02/14

COSAS CLARAS, CHOCOLATE ESPESO


ª  España ocupa el puesto número 36. Con 58 puntos (dos menos que en el anterior índice). España se encuentra, junto a Libia, Australia, Brasil y Turquía, entre los países que han tenido un mayor descenso en sus posiciones en los últimos cuatro años.

ª  El Parlamento danés ha establecido un marco legal especialmente estricto para evitar todo tipo de irregularidades y obliga asimismo a toda empresa establecida en el país a divulgar sus datos fiscales así como a pagar elevados impuestos para ayudar al financiamiento del estado de bienestar del que goza el país. 

ª  El problema de que en España sea difícil que una Ley de este tipo funciones, está en la sociedad. Como pueblo, lo nuestro desde hace siglos ha sido la “picaresca”. Y en esas seguimos.
 
 
Según el último índice de percepción de la corrupción, elaborado por la organización “Transparencia Internacional”, Dinamarca es el país con mayor nivel de transparencia del mundo, seguido por Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Noruega, Suiza, Singapur, Holanda, Luxemburgo y Canadá cerrando los diez primeros.

Australia, Alemania, Islandia, Reino Unido, Bélgica, Barbados y Hong Kong, continúan en el ranking, en el que el primer país latinoamericano que figura es Uruguay que se ubica en la posición número 21, acompañado por Chile. Argentina ocupa el lugar 107, detrás de otros países de la región como Bolivia y México (103) y Colombia (94). Entre los peores del sur del continente aparecen Paraguay (150) y Venezuela (161). Cierra Somalia como país menos transparente.

España ocupa el puesto número 36. Con 58 puntos (dos menos que en el anterior índice). España se encuentra, junto a Libia, Australia, Brasil y Turquía, entre los países que han tenido un mayor descenso en sus posiciones en los últimos cuatro años, mientras que Grecia, Senegal y el Reino Unido los que han mostrado más mejoras.

Los países en las primeras posiciones presentan características comunes, como un alto nivel de libertad de prensa, acceso a información sobre presupuestos que permite que los ciudadanos sepan de dónde procede el dinero y cómo se gasta, altos niveles de integridad entre los cargos públicos y un poder judicial independiente que no distingue entre ricos y pobres.

Por contra, los países en las últimas posiciones, además de conflictos y guerras, destacan por su deficiente gobernabilidad, unas instituciones públicas frágiles, como la policía y el poder judicial, y la falta de independencia en los medios de comunicación.

Un plan de gobierno debería hacerse con la participación de la sociedad civil. Así está haciendo uno de los últimos en llegar al club, Irlanda, que dialogará con ciudadanos y organizaciones durante un año antes de elaborar sus propios compromisos en esta materia. Nueva Zelanda permite que sus ciudadanos evalúen cada seis meses el cumplimiento del gobierno de sus propios compromisos. Y se ha propuesto que en 2017 puedan realizarse online el 70% de las transacciones y gestiones más habituales con la Administración.

En el caso del actual gobierno español, avanza sin consultar a la sociedad civil, como exigen los estándares internacionales. El Ejecutivo español ha abierto un proceso de consulta sobre la evaluación del plan de gobierno pero, según denuncian varios conocedores del proceso, no lo ha publicitado.
 
¿Qué hacen tan bien los daneses, primeros en el ranking? El informe de Transparencia Internacional matiza que los daneses tienen total predisposición a pagar sus impuestos en todos los órdenes “aunque estén en contra de algunos”. De hecho, en Dinamarca el 85% de la población paga sus impuestos voluntariamente y la vida de sus gobernantes suele ser de “alta eficiencia” en materia de administración. 

Los daneses se precian de tener “tolerancia cero” con cualquier actitud impropia de un cargo público y enfatizan la inversión que llega a través de sus impuestos en sus propios ciudadanos “a través de una educación gratuita y verdaderamente igualitaria”, donde la calidad de la enseñanza es generalizada y no depende del centro donde se estudie. Y esta honradez de la ciudadanía se ve claramente reflejada en la clase política del país. Hace unos meses, Jordi Évole fue con su programa Salvados a Dinamarca y preguntó por la calle a diferentes personas si recordaban el último caso de corrupción que había salpicado a su país. Respuesta unánime: Nadie recordaba un caso así.

De hecho, una encuesta recogida en el informe de Transparencia Internacional corrobora este dato de Salvados y solo las personas más mayores recuerdan alguna trama corrupta, casi todas en pequeños ayuntamientos y acaecidas en el siglo pasado.

El Parlamento danés ha establecido un marco legal especialmente estricto para evitar todo tipo de irregularidades y obliga asimismo a toda empresa establecida en el país a divulgar sus datos fiscales así como a pagar elevados impuestos para ayudar al financiamiento del estado de bienestar del que goza el país. 

Por último, cabe destacar que Dinamarca, que solo tiene un 5% de paro, es el país europeo que más dinero recauda en impuestos en relación a su PIB. Según los datos recogidos por Eurostat referentes a 2012, el país ingresó un 48,1% de su economía en tasas fiscales. Le siguen Bélgica y Francia con un 45,4% y un 45%, respectivamente. España, con unos ingresos por impuestos del 32,5% en relación al PIB, está en el puesto 20 y muy por debajo de la media de la Unión Europea que se coloca en el 40%. Y no es porque los autónomos, pymes o trabajadores paguen poco, sino porque las grandes economías están prácticamente exentas de pagar impuestos cuando en países ejemplares como Dinamarca o Finlandia son las que más pagan en nombre de la justicia social y la redistribución de la riqueza.
Hablemos ahora de España… La Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno (aprobada en 2013), establece una serie de principios éticos generales y también de obligaciones concretas para los miembros del Gobierno, los altos cargos de la Administración General del Estado y de las entidades del sector público estatal. Es decir esta norma obliga a los políticos a informar en qué gastan el dinero público y permite a los ciudadanos consultar a través de una web las subvenciones, los contratos o los sueldos de los cargos públicos, así como solicitar más información. Tras las aportaciones ciudadanas, se amplió la información económico-presupuestaria que debe hacerse pública, entre la que se incluyó lo relativo a los contratos públicos. Además, se estableció la obligatoriedad de hacer públicos los informes de auditoría y fiscalización, así como más datos sobre los contratos, entre los que deberán incluirse los contratos menores. Las enmiendas en el trámite parlamentario también han introducido varios cambios, incluida una disposición adicional que modifica la Ley Contra el Blanqueo y la Financiación del terrorismo de 2010. Esto afecta a casi todas las actividades que suponen movimientos de capitales y que realizan, por ejemplo, entidades financieras, aseguradores, gestores de fondos de pensiones, profesionales de la intermediación y casinos. 
Pero… ¿Qué es lo que NO incluye esta Ley?  La misma tiene varios puntos sujetos a  crítica que vamos analizara  continuación:

1.     No se especifica que el acceso a la información de los ciudadanos es un derecho fundamental vinculado a la libertad de expresión.
2.     Si en un contrato público se recoge una cláusula que impida el acceso a determinada información, la ley no podría acceder a ella.
3.     Hay poca concreción en las excepciones al acceso a la información, que afectan a "seguridad nacional, la defensa, las relaciones exteriores, la seguridad pública o la prevención, investigación y sanción de los ilícitos penales, administrativos o disciplinarios y la igualdad de las partes en los procesos judiciales y en la tutela judicial efectiva".
4.     La norma también fija como límites "las funciones administrativas de vigilancia, inspección y control; los intereses económicos y comerciales (como el TTIP); la política económica y monetaria; el secreto profesional y la propiedad intelectual e industrial; la garantía de la confidencialidad o el secreto requerido en procesos de toma de decisión y la protección del medio ambiente".
5.     Se introduce en el texto legal la obligación para las Administraciones públicas de publicar sólo la relación de sus bienes inmuebles, excluyéndose así la obligación de publicar todo el patrimonio que poseen, por lo que una parte muy importante del mismo va a quedar oculto para los ciudadanos.
6.     El nuevo Consejo de Transparencia y Buen Gobierno nace con un notable déficit de independencia: El Presidente es nombrado por el Gobierno y sólo se necesita mayoría simple para su refrendo y no se definen competencias claras para este órgano.
7.     Se retrasa el plazo de entrada en vigor de la Ley durante dos años para la gran mayoría de las instituciones públicas existentes en España (las pertenecientes a los ámbitos autonómico y local), cuando las instituciones de cierto tamaño estarían suficientemente preparadas para proporcionar la información que requiere la ley en un plazo bastante más corto.
8.     No se puede solicitar información de manera anónima.
9.     La administración no está obligada a contestar a un requerimiento de información y, al no hacerlo, el solicitante debe entender su solicitud como rechazada. Es lo que se llama silencio administrativo negativo.

El problema de que en España sea difícil que una Ley de este tipo funciones, está en la sociedad. Como pueblo, lo nuestro desde hace siglos ha sido la “picaresca”. Y en esas seguimos. Si hay un libro que podría definirnos como sociedad sería, “El lazarillo de Tormes” obra por antonomasia de este género. Escrito ¿adivinan? Por un autor anónimo. Hasta para un éxito escondemos la mano que tira la piedra.

De este modo, intentando saltarnos algunas reglas como el pago real y justo de impuestos, malversando fondos públicos que tanto nos cuesta a la ciudadanía de a pie, aliviando los impuestos a las grandes corporaciones, recolectando diferentes comisiones del 3%, 5% o 10% por la concesión de obras y servicios a los empresarios amigos de siempre… no se puede solucionar el problema. Gran parte de la culpa es nuestra, de la ciudadanía que permitimos todos estos hechos, tanto en las urnas como en las calles.
 
Por último para finalizar (y es difícil por lo interesante), es mi deseo incluir una cuadro copiado de la página “Transparencia Internacional España”. Una WEB increíblemente útil, llena de herramientas, gráficas y datos referidas a la transparencia y la falta de la misma en nuestro país. En ella se pueden ver a modo resumen, si los diferentes partidos políticos españoles actuales, han incluido o no algunas medidas en su programa electoral en las elecciones de 2015.

A mayores complemento la información con las “Medidas adicionales contra la corrupción” que han desarrollado las diferentes fuerzas políticas. No tiene desperdicio alguno.
 
 

2016/01/29

PRIMAVERAS MARCHITAS


ª  Países como Egipto y Túnez comienzan a manifestarse en lo que se denominarán “Primaveras Árabes”.

ª  Se trata al igual que en Egipto,  Túnez y Turquía de manifestaciones de carácter nacionalista, lejos están aún la intervención de  grupos islamistas violentos como Al-Qaeda y Estado Islámico que vendrán hasta Siria desde Irak tras su ocupación.

ª  España, por ejemplo, tiene un pésimo récord: sólo ha creado 50 plazas de las 9.360 a las que se había comprometido y ha realojado a tan sólo 18 asilados, provenientes de Italia.


Cada día llegan más seres humanos a las costas europeas. Cada vez más se quedan atrás, en las frías aguas del mar Mediterráneo, cerca de las costas de la salvación. Ahora mismo, mientras lees estas líneas, miles de ellos no intentan labrarse un futuro, tan solo sobrevivir a esta noche, durmiendo bajo el manto de estrellas a temperaturas por debajo de los cero grados. Mañana al amanecer, agarrarán lo poco que les queda y seguirán caminando, cruzando vayas y concertinas colocadas por el hombre. Fronteras y líneas imaginarias que dividen naciones, que separan los mundos, que matan la esperanza.

Conocemos muy poco de lo ocurrido. Solo nos hacemos eco cuando se producen numerosas muertes en el agua, siendo incluso niños los que dejan su vida en la orilla, cuando la salvación se roza con la punta de los dedos. Contemplamos las imágenes en nuestros televisores a miles de kilómetros, sentados en nuestros sillones y butacas. Son muchos los que sienten rabia e impotencia. Algunos además, vergüenza ante el inmovilismo de nuestros gobiernos en Europa. No solo son ellos quienes permiten que esto se permita. No lo olvidemos, todos somos cómplices, miramos hacia otro lado como si nada ocurriera.

¿Cómo empieza esta guerra? En el año 2011 se producen movimientos en Oriente Medio en contra de algunas de las dictaduras y regímenes. Países como Egipto y Túnez comienzan a manifestarse en lo que se denominarán “Primaveras Árabes”. En España esta tendencia coincidirá con los movimientos del 15M, justo antes de las elecciones generales del mismo año, en medio de una crisis económica que marcará el inicio de un cambio en nuestra sociedad.

En Oriente Medio se trató de una revolución  llevada a cabo por los más jóvenes y las familias pertenecientes a las clases medias de los diferentes países. Estas manifestaciones cayeron como un relámpago en Egipto, Túnez y Turquía, cogiendo por sorpresa a sus gobiernos, los cuales acabaron cayendo en muy poco tiempo.

Sin embargo, en Siria todo fue distinto. La revolución tardó demasiado en llegar, el gobierno de Al-Assad estaba preparado para lo que se avecinaba de forma inminente. Cuando llegó el momento de las movilizaciones en las calles, la represión por parte del régimen fue brutal, lo que hizo que el movimiento se radicalizara. Arabia Saudí,  junto a Qatar y Turquía, países contrarios al gobierno sirio, comenzaron a financiar con fondos y armas a las fuerzas opuestas al régimen.

En un primer momento, el conflicto estalla entre las fuerzas rebeldes opuestas a Al-Assad y el propio ejército enviado por el gobierno. Se trata al igual que en Egipto,  Túnez y Turquía de manifestaciones de carácter nacionalista, lejos están aún la intervención de  grupos islamistas violentos como Al-Qaeda y Estado Islámico que vendrán hasta Siria desde Irak tras su ocupación.

 
Cabe recordar, que la toma de Irak en 2003 por los Estados Unidos con el apoyo de las fuerzas occidentales como Reino Unido y nuestra mísera España (Cumbre de las Azores) fue del todo ilegal. En firme oposición de lo que dictaminaban las propias resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas, sumadas a las millones de voces que se manifestaron en las calles de todo el mundo para evitar la guerra, miles de personas se ven en la obligación de desplazarse como refugiadas, cruzando las fronteras hasta diferentes países, entre ellos Siria y Jordania.

La destrucción de Siria, tal y como podemos observar todos los días, se debe al enfrentamiento entre los diferentes conglomerados de milicias islamistas financiadas por Arabia y diferentes países de Occidente con el fin de derrocar al Gobierno del país. A nadie se le escapa que ninguno de estos grupos terroristas podría subsistir si no hubiera intereses por parte de terceros países con intereses estratégicos y económicos que los llevan abasteciendo desde hace varias décadas. Haciendo hemeroteca, recordemos que EEUU financió con armas y recursos durante los últimos años de la guerra fría, al régimen Talibán de Al-Qaeda en Afganistán para hacer frente a lo que se denominó como “la invasión Rusa” del estado afgano por parte del país comunista en aquel entonces.

¿Cómo puede ser tan difícil romper estas líneas de financiación? Sobra decir que no hay voluntad de hacerlo. El Estado Islámico se financia sobre todo con la venta de petróleo que suministra de forma clandestina a Turquía e Israel. De este modo, con la venta de crudo a terceros países, el grupo terrorista obtiene unos beneficios de más de un millón de dólares cada 24 horas. Si de verdad hubiera interés por cerrarles el “grifo” económico con el que subvencionan la compra de armas, sería bien sencillo.

Siria sigue desangrándose, su pueblo muere asesinado cada día. Este hecho, por su puesto, favorece a los países occidentales, sobre todo a Israel que contempla como se debilitan y caen gobiernos musulmanes a su alrededor, lo que afianza su postura de estado líder en Oriente Medio. Que esta parte geográfica del planeta se mantenga continuamente bajo el acoso de diferentes conflictos, facilita el progreso económico de los países más ricos. Ellos seguirán negociando con lo poco o mucho que tienen y que los demás necesitan. Mientras tanto nosotros nos encargaremos de que no les falten balas y granadas para que sigan matándose los unos a los otros.

Como pueblo avanzado y civilizado que nos creemos, nuestra postura ha sido siempre la de pensar que los países de oriente tienen un carácter violento, nada arreglan con el uso de la fuerza. Desde Europa nos declaramos estandartes de Liberté, égalité, fraternité. Que pronto se nos ha olvidado que las dos grandes guerras de la historia, que acabaron con millones de vidas y que han sido testigo de las mayores atrocidades que el ser humano puede llegar a hacerse a sí mismo, han tenido como escenario esta ajada y vieja Europa durante el último siglo.


272. ese es el número de refugiados sirios que han sido acogidos en nuestro continente durante el año 2015.  El dato lo ha hecho público la Comisión Europea, seguramente con el fin de sacar los colores a los Estados miembros de la UE, que se habían comprometido a realojar a 106.000 de los refugiados que en la actualidad hay en Italia y Grecia. España, por ejemplo, tiene un pésimo récord: sólo ha creado 50 plazas de las 9.360 a las que se había comprometido y ha realojado a tan sólo 18 asilados, provenientes de Italia. El 1 de febrero llegarán 30 más a la comunidad de Castilla y León. Es simplemente vergonzoso. Indecente que no estemos en las calles pidiendo responsabilidades a los gobernantes de toda Europa.

Nuestra postura es la de humillar a estas personas. No se las permite legalmente abandonar su patria en guerra para evitar la muerte. Se entorpecen las labores de salvamento, imputando incluso cargos de “tráfico de personas” a aquellos que se juegan el tipo sacándoles del agua salvando sus vidas cuando todo parece perdido. Entonces, cuando ponen los pies en tierra y piensan que lo peor ha pasado, comienza de veras la senda de penitencia y vergüenza. Se les trata como animales, obligándoles a caminar miles de kilómetros cruzando fronteras. Erigimos muros de alambre y cuchillas para interrumpir su marcha. Se les niega la entrada, se les deporta. Denegamos techo, pan, agua y abrigo. Enjuagamos sus lágrimas en vinagre, mientras apartamos la vista haciendo una pausa para la publicidad. Sufren insultos, golpes y agresiones. Ahora es nuestro deseo confiscar lo poco que puedan llevar encima para justificar los costos de mantenerlos aquí con vida en condiciones infrahumanas. ¿Pero qué diablos nos pasa?

¿Esta es la Europa civilizada de la que hablamos y formamos parte? Si esto es ser europeo, si así demostramos ser mejores… me parece una obscenidad sentirse orgulloso absolutamente por nada. ¿Hace falta que alguien nos golpeé en el alma, nos arranque el corazón y los ojos para que seamos realmente conscientes de esta tragedia? ¿Tan seguros estamos de que jamás vamos a necesitar que otros pueblos, otras personas nos acojan en sus casas? Así debe de ser.

Para acallar alguna voz maliciosa que pueda alzarse. La respuesta es sí rotundo. Estaría orgulloso de acoger refugiados en mi casa y en mi vida. Pero este falaz gobierno tampoco lo permite. No quiere aceptar que miles de familias, sensibles a esta realidad, estén dispuestas a compartir lo poco o mucho que puedan poseer, con otros seres humanos que lo necesitan. Es más fácil donar unos pocos euros, monedas que limpian conciencias sucias envueltas en papel de regalo estas navidades.

Europa es la gran estafa. Lejos de ser solucionadores de algo, no hacemos sino minar el futuro de otros pueblos, otras razas y culturas diferentes a las nuestras. Declaramos nuestra aversión a lo que definimos regímenes autoritarios, justificando su caída todos los días en los medios de comunicación. Pero tan solo nos decantamos por aquellos que opinan diferente, aquellos que han decidido que quizás no sea necesario entrar en la rueda arrolladora de occidente. Apenas se habla una palabra de la falta de derechos humanos que sufren los ciudadanos de Arabia Saudí cada día. Ni el apoyo que se les brindó a líderes en américa latina para favorecer la caída de gobiernos opuestos a los intereses neoliberales, como el asesinato de Salvador Allende en Chile, muerto a cañonazos por los tanques de Pinochet, o al gobierno Sandinista en Nicaragua.

Hace algunos cientos de años, en las regiones bárbaras y heladas del norte, cuando la caída del sol traía noches de mucho frío y nieve, existía la buena costumbre de crear un pequeño fuego cercano a la puerta de casa, iluminando así la entrada de la misma. De este modo, la familia que habitaba el lugar, daba a entender que se trataba de un hogar confortable que ofrecía refugio y alimento a aquellos viajeros incluso extranjeros, a los que la noche y la tormenta pudieran haber sorprendido. Si viajas por las zonas más frías y aisladas de Noruega, se puede observar que aún hoy, muchos de los hogares, mantienen la luz de su puerta toda la noche alumbrando a posibles viajeros venidos desde muy lejos, buscando refugio. Me pregunto qué nos estará pasando entonces…

2015/11/10

OCHO OBJETIVOS PARA CAMBIAR EL MUNDO


ª  Los Ocho Objetivos De Desarrollo Del Milenio, los denominados OMD. Han sido el marco de desarrollo predominante para el mundo durante los últimos quince años desde el 2000 al 2015.

ª  “842 millones de personas sufren hambre crónica, la mejora en esta última década ha sido más lenta que la anterior”.

ª  “En todos los objetivos se ha mejorado la asistencia y la ayuda desde el inicio de los OMD. Pero este progreso ha sido desigual  través de las regiones y los países, dejando enormes brechas en el camino”.


A comienzos del nuevo milenio, líderes mundiales se reunieron en las Naciones Unidas para dar forma a un nuevo proyecto con el fin de combatir la pobreza en todas sus dimensiones. Esta visión se tradujo en Ocho Objetivos De Desarrollo Del Milenio, los denominados OMD. Han sido el marco de desarrollo predominante para el mundo durante los últimos quince años (2000-2015).

         Estos ocho objetivos han salvado millones de vidas y han mejorado las condiciones de muchos más. Pero no todo es positivo, ya que los logros conseguidos han sido desiguales en muchas áreas y por lo tanto el trabajo no se ha completado y debe continuar en la nueva era del desarrollo.

Los datos aportados a continuación son referentes al Resumen Ejecutivo sobre el Informe de 2015. En este artículo se ha realizado una “pequeña” investigación sobre los resultados obtenidos durante estos quince años.

Lo que aparece en estas líneas es el resumen del informe de lo acontecido durante todos estos años de trabajo, pero en color azul aporto los datos que dicho documento no aporta, y por supuesto no he podido pasar por alto…

OBJETIVO PRIMERO. Erradicar La Pobreza Extrema Y El Hambre.

·        La pobreza extrema se ha reducido de manera significativa. En 1990, casi la mitad de la población (47%) de las regiones en desarrollo vivían con menos de 1,25 dólares al día. Este porcentaje se ha reducido hasta el 14% en 2015.

·        La cantidad de personas que viven en pobreza extrema se ha minimizado en más de la mitad, cayendo de 1900 millones (1990) a 836 millones en el año 2015.

·        El porcentaje de personas con nutrición insuficiente en las regiones de desarrollo cayó casi a la mitad desde 1990, pasando del 23,3% al 12,9 en el año 2014.

·        La evolución global oculta que el éxito de unos pocos países grandes como China o India, determina el cumplimiento global de alguno de los objetivos, aunque la situación en buen número de países haya empeorado o se haya estancado. América latina, el Caribe, Asia Oriental y Norte de África nos presentan un plano positivo frente al claramente negativo de Asia Occidental y África subsahariana.

·        842 millones de personas sufren hambre crónica, la mejora en esta última década ha sido más lenta que la anterior.

·        Uno de cada cuatro niños sufre retraso en el crecimiento por esta razón.

OBJETIVO SEGUNDO. Lograr la Enseñanza Primaria Universal.

·        La tasa neta de matriculación en enseñanza primaria en las regiones en desarrollo ha alcanzado el 91%, a partir del 83%  del año 2000.

·        La cantidad de niños en edad de recibir enseñanza primaria que no asistió a la escuela cayó a casi la mitad a nivel mundial, pasando de 100 millones en el año 2000 a aproximadamente 57 millones en 2015.

·        África subsahariana ha registrado la mayor mejora en enseñanza primaria entre todas las regiones desde que se establecieron los OMD.

·        La tasa de alfabetización entre los jóvenes  de 15 a 24 años ha aumentado globalmente del 83% al 91% entre los años 1990 y 2015. La brecha entre hombres y mujeres ha disminuido notablemente.

OBJETIVO TERCERO. Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

·        Muchas más niñas asisten a la escuela que hace 15 años. La meta era eliminar la disparidad de géneros en la enseñanza primaria, secundaria y terciaria y en gran medida se ha conseguido en todas las regiones.

·        En Asia meridional, solo 74 niñas se matriculaban en primaria por cada 100 niños en el año 1990. Actualmente el número es de 103 niñas frente a cada 100 niños.

·        Las mujeres ahora constituyen el 41% de los trabajadores remunerados en sectores no agrícolas, lo que significa un aumento en comparación con el 35% de 1990.

·        Entre 1991 y el año 2015 el porcentaje de mujeres con empleos vulnerables como parte del total de mujeres empleadas se ha reducido en 13 puntos. En contraste, el de los hombres tan solo lo hicieron un 9%.

·        En el curso de los últimos 20 años, las mujeres han ganado representación parlamentaria en casi el 90% de los 174 países para los que se dispone de datos.

·        Sin embargo cabe decir que tan solo 1 de cada 5 miembros es mujer.

·        El empleo vulnerable en el Sur representa el 56% de todo el empleo existente. En el norte tan solo el 10%.


OBJETIVO CUARTO. Reducir la Mortalidad de Niños Menores de 5 Años.

·        La tasa mundial de mortalidad de niños menores de 5 años ha disminuido en más de la mitad, reduciéndose de 90 a 43 muertes por cada 1000 niños nacidos vivos entre el año 1990 y el 2015. De 12,7 millones a la cifra de 6 millones.

·        La vacunación contra el sarampión ha ayudado a evitar cerca de 15,6 millones de muertes entre los años 2000 y 2013.

·        En 2013, aproximadamente el 84% de los niños de todo el mundo recibieron al menos una dosis de vacuna contra el sarampión, en comparación con el 73% en el  año 2000.

OBJETIVO QUINTO. Mejorar la Salud Materna.

·        Desde 1990, la tasa de mortalidad materna ha disminuido en un 45% a nivel mundial. La mayor parte, a partir del año 2000.

·        En Asia meridional, disminuyó en un 64% entre 1990 y el año 2013, en África subsahariana un 49%.

·        Más del 71% de los nacimientos en todo el planeta fueron atendidos por personal de salud capacitado, significa un aumento a partir del 59% de 1990.

·        La prevalencia de anticonceptivos entre las mujeres de 15 a 49 años, casadas o que viven en pareja, se incrementó en un 55% a nivel mundial en 1990 hasta el 64% en 2015.

·        Decir que tan solo en el año 2013, 300.000 mujeres perdieron la vida por causas relacionadas con el embarazo o el parto, a pesar de contar con los medios para evitar estas muertes.

OBJETIVO SEXTO. Combatir el VIH/SIDA, el Paludismo y Otras Enfermedades.

·        Las nuevas infecciones del VIH disminuyeron en aproximadamente el 40% entre 2000 y 2013, de un estimado de 3,5 millones a 2,1 millones de casos.

·        En junio de 2014, en todo el mundo, 13,6 millones de las personas que vivían con el VIH recibían la terapia antirretroviral (TAR), un inmenso aumento a partir de las 800.000 personas en el año 2003.

·        Se han evitado más de 6,2 millones de muertes causadas por paludismo entre los años 2000 y 2015, principalmente niños menores de 5 años. Se estima que la tasa de incidencia mundial del paludismo ha caído un 37% y que la mortalidad mundial por esta enfermedad se ha reducido en un 58%.

·        Entre los años 2004 y 2014, se entregaron más de 900 millones de mosquiteros impregnados con insecticida en países de África subsahariana donde el paludismo es endémico.

·        Se estima que entre 2000 y 2013 se salvaron 37 millones de vidas mediante intervenciones de prevención, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis.

OBJETIVO SÉPTIMO. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

·        Prácticamente se han eliminado las sustancias que agotan la capa de ozono desde 1990, se espera que esta comience a recuperarse del todo.

·        En América Latina y Caribe, la cobertura de áreas terrestres protegidas aumentó de un 8,8% al 23, 4% entre 1990 y 2014.

·        En 2015, 91% de la población mundial utiliza fuente de agua mejorada, en comparación con el 76% de 1990.

·        Desde 1990, de los 2.600 millones de personas que obtuvieron acceso a fuentes de agua potable, 1.900 millones lo hicieron a través de cañerías hasta su casa.

·        147 países han cumplido la meta de acceso a una fuente de agua potable mejorada, 95 la meta de saneamiento, 77 países han cumplido ambas.

·        A nivel mundial, 2.100 millones han obtenido acceso a saneamiento mejorado.

·        La proporción de población urbana que vive en barrios marginales en las regiones en desarrollo, bajó aproximadamente del 39,4% en el año 2000 al 29,7% en 2014.

·        En 2012, 863 millones de residentes urbanos vivían aun en tugurios.

·        748 millones de personas (16 veces la población de España) todavía usan fuentes de agua no apta para su consumo.

OBJETIVO OCTAVO. Fomentar una Alianza Mundial Para el  Desarrollo.

·        La asistencia oficial para el desarrollo por parte de países desarrollados aumentó en un 66% (en términos reales) entre los años 2000 y 2014, alcanzando los 135.000 millones de dólares.

·        En 2014, Dinamarca, Luxemburgo, Noruega, Suecia y Reino Unido continuaron superando las metas de asistencia oficial para el desarrollo de las Naciones Unidas del 0,7% del ingreso nacional bruto (PIB).

·        El servicio de deuda externa como porcentaje del ingreso por exportaciones en los países en desarrollo cayó del 12% en el año 2000 al 3% en 2013.

·        Al 2015, el 95% de la población mundial tiene cobertura de señal de telefonía móvil.

·        La penetración de internet ha crecido de solo un poco más del 6% de la población en el año 2000, al 43% en 2015.


En todos los objetivos se ha mejorado la asistencia y la ayuda desde el inicio de los OMD. Pero este progreso ha sido desigual  través de las regiones y los países, dejando enormes brechas en el camino. Millones de personas siguen desamparadas, en particular los más pobres y los desfavorecidos debido a su sexo, raza, edad, discapacidad o ubicación geográfica.

La desigualdad de género todavía persiste y es muy fuerte. Las mujeres continúan enfrentándose a la discriminación para acceder al trabajo, a los bienes económicos y para participar en la toma de decisiones privadas y públicas.

Las mujeres continúan en total desventaja en el mercado laboral EN TODO EL MUNDO. Globalmente las mujeres ganan un 24% menos que los hombres. En el 85% de los 92 países para los que se dispone de datos sobre las tasas de desempleo por nivel de educación para los años 2012-2013, las mujeres con educación avanzada tienen tasas de desempleo mayores que los hombres con niveles educativos similares.

Existen grandes brechas entre los hogares más pobres y los más ricos, y entre zonas rurales y zonas urbanas.  Los niños del 20% de los hogares más pobres tienen más del doble de probabilidades de sufrir retrasos de crecimiento que los del 20% más ricos. Cuatro veces más probable que nos asistan a la escuela, las tasas de mortalidad de menores de 5 años son casi dos veces más altas que en los hogares ricos. En las zonas rurales, solo el 56% de los nacimientos reciben atención de personal de salud especializado. Cerca del 16% de la población rural no usa fuentes de agua mejorada. El 50% de las personas que viven en la zona rural no cuenta con instalaciones de saneamiento.

El cambio climático y la degradación ambiental socavan el progreso logrado, y las personas pobres son quienes más sufren las consecuencias. Las emisiones de CO2 a nivel mundial se han incrementado más de un 50% desde 1990. Los posibles impactos resultantes como la alteración de ecosistemas, condiciones ambientales extremas y los riesgos a la sociedad, continúan siendo un desafío urgente para la comunidad global. Se estima que se han perdido 5,2 millones de hectáreas de bosques en el año 2010, un área aproximado al país de Costa Rica. La sobreexplotación de especies ha llevado al descenso paulatino de las mismas hasta ponerlas en riesgo de extinción. La escasez de agua afecta al 40% de las personas en el mundo y se proyecta que esta cifra aumente.

Los conflictos siguen siendo la mayor amenaza al desarrollo humano. Para finales de 2014, los conflictos habían forzado a casi 60 millones de personas a abandonar sus hogares. Es el nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial. Cada día, 42.000 personas en promedio se ven forzadas a desplazarse en busca de protección para salvar sus vidas. Es casi cuatro veces más que la cantidad de 11.000 personas diarias del año 2010. La mitad de esta población de refugiados son niños y niñas.

Millones de personas todavía viven en pobreza y hambre, sin acceso a los servicios básicos. Unas 800 millones de personas viven en pobreza extrema y sufren de hambre. Más de 160 millones de niños menores de 5 años tienen una altura inadecuada para su edad, debido a una alimentación insuficiente. Actualmente, 57 millones de niños en edad de asistir a la escuela primaria no lo hacen. Unos 6 millones de niños mueren cada año antes de cumplir los 5 años, la mayoría por causas prevenibles. La proporción de la mortalidad materna en las regiones en desarrollo es 14 veces mayor que en las regiones desarrolladas.


Se estima que solo el 36% de los 31,5 millones de personas con VIH en las regiones en desarrollo estaban recibiendo el tratamiento (TAR) en 2013. En 2015, solo una de cada tres personas (2.400 millones) todavía utiliza instalaciones de saneamiento no mejoradas, 946 millones siguen defecando al aire libre. 863 millones siguen viviendo en condiciones marginales en las ciudades de los países en desarrollo.

Este es el informe final de los ODM. Documenta el esfuerzo realizado durante los últimos 15 años (2000-2015) para alcanzar los objetivos y las aspiraciones establecidos en la Declaración del Milenio. Destacan los éxitos alcanzados pero reconoce también sus errores y las brechas y heridas existentes.

Si bien los objetivos irrenunciables en esta nueva era abierta han de ser erradicar la pobreza extrema y el hambre, así como reducir las desigualdades a nivel mundial.

Si en las variables a trabajar, firmamos con pulso firme y letra clara la erradicación absoluta, ya no podremos escudarnos en las “medias tintas”, sino que se pondrá el centro de atención precisamente en los más desfavorecidos, en las regiones y países que presentan los índices más altos de pobreza y hambre.

Los compromisos han de involucrar tanto a los países del Norte como a los del Sur. Es indispensable conseguir objetivos ambiciosos de desarrollo humano y sostenible, se debe afrontar de una vez la revisión del sistema de gobierno global, las regulaciones comerciales y del sistema financiero y la firme erradicación de los paraísos fiscales. El crecimiento no puede convertirse en el único indicador positivo. Un crecimiento que margina los derechos sociales y que abre brechas incurables de desigualdad en los pueblos no debe considerarse un avance.

Es preciso fijar objetivos y metas diferenciadas en las que las necesidades básicas sean las prioritarias. Los líderes mundiales deben trabajar juntos, redoblando esfuerzos por alcanzar un ideal verdaderamente universal y transformador del mundo.